Posteado por: beacm | abril 3, 2008

La mujer como objeto de perversión: estereotipos femeninos en la publicidad (II)

Los relatos religiosos se vienen encargando desde tiempos ancestrales de resaltar esta faceta de las mujeres como seres perversos y capaces de corromper los espíritus más nobles. La mujer es símbolo de lo oscuro y de la destrucción, y encarna una figura mítica situada entre el pecado y la redención.

En estas imágenes se nos presenta a una perversa y lujuriosa Eva tentando a los potenciales Adanes por medio de la simbólica manzana de la discordia. La Eva moderna se muestra sensual y sugerente como su homónima bíblica para tentar con su promesa de ingreso en un nuevo paraíso a los susceptibles compradores del producto. Así aparece reflejada la imagen de la mujer que vende Dona Karan: una mujer cargada de sensualidad y erotismo, de mirada directa e insinuante y capaz de tentar y poner a sus pies a la misma ciudad de Nueva York.   

La perversión de la mujer es reencarnada también a través de cierto fetichismo y de reminiscencias sadomasoquistas como las que se representan en la siguiente imagen. Una mujer vestida de amazona, ropa ceñida, pelo al viento, escote a la espalda, pisando fuerte con sus botas altas por una playa desierta, una fusta en mano de la que cuelga el objeto de su posesión, que se muestra poderosa en el contrapicado, el color y la iluminación, y que simboliza en último término a la mujer dominante frente a la mujer dominada representada por otros anuncios.

En otras ocasiones la mujer se encuentra ante la frecuente dualidad ángel/demonio, ligada a fantasías y vivencias peligrosas del mundo nocturno. El arquetipo de mujer fatal idealizado por las ilusiones masculinas, reproduce a mujeres indiferentes, distantes y calculadoras, capaces de todo por conseguir lo que se proponen. En palabras de Valle-Inclán: La mujer fatal es la que se ve una vez y se recuerda siempre. Esas mujeres son desastres de los cuales quedan siempre vestigios en el cuerpo y en el alma. Hay hombres que matan por ellas, otros que se extravían (…) (En ellas) han de encarnarse todos los vicios, todas las voluptuosidades y todas las seducciones (Violeta Castrillo Salvador, “La femme fatale: Crisálida de un sueño”, en Mujeres, Hombres y Medios de Comunicación. Tomo II, Junta de Castilla y León, Valladolid, 2002).

La mujer con una doble personalidad, que por las noches se prepara para conquistar el mundo, como se muestra en el tercer anuncio,  o la viuda alegre que nos muestra el último, con su peluca rubia y el tul de luto superpuesto, en contraste con la escasa vestimenta y esa pose de falsa consternación engrandecidas por el ángulo y la iluminación adoptados, son reflejo también de la capacidad manipuladora de la mujer y de una cierta maldad innata en ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: